Sepúlveda se exhibe al oído de sus fueros sobre el románico.

Más de seis mil personas han visitado en cuatro meses el reciente Museo de los Fueros de Sepúlveda; una iniciativa artística que ha permitido rescatar de la ruina la antigua iglesia románica de los Santos Justo y Pastor.
El nuevo Museo, inaugurado el 30 de marzo, tras la colaboración de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta, el Ayuntamiento de Sepúlveda y el Obispado,-dueño de la ruina y de muchos de sus restaurados bienes artísticos- no sólo explica la importancia de los Fueros de la villa, sino su historia, el significado de las Comunidades de Villa y Tierra, sus ochavos o divisiones territoriales y al tiempo exhibe una colección de piezas de arte de lo más variado.

El museo sorprende al visitante sobre todo por su variedad y por el recorrido que realiza por la historia de la villa, señala la gestora del Museo, Ana Herrero.

El edificio románico invita al público a descubrir en sus tres naves, coro y cripta, esculturas, pinturas, documentos históricos, fotografías y restos arqueológicos.

El coro, que acerca al artesonado de madera, explica el sistema de repoblación que fueron las comunidades de villa y tierra. Cada una ocupaba un amplio territorio bajo la hegemonía de un núcleo amurallado que protegía a los repobladores y garantizaba la defensa de la frontera en caso de incursiones árabes, detalla.

El recorrido por el antiguo templo ha buscado explicaciones amenas porque, mil años después del primero fuero, no es fácil explicar qué supusieron estos privilegios y formas de organización para la villa de Sepúlveda, que presume no de un fuero sino de dos fueros.

Para muchos la importancia de los Fueros de Sepúlveda se resume en que reprendan el inicio de la democracia municipal, por lo que Sepúlveda es la madre del Decreto y de la democracia, que va expandiéndose hacia otros territorios de España.

La historia del Fuero de Sepúlveda comienza en el año 940, cuando Fernán González, tras conquistar la villa concedió el primero fuero a sus pobladores. El texto latino sería confirmado sucesivamente por diversos condes y reyes. Ese fuero lo custodia el Monasterio de Silos, a donde a mediados del pasado siglo, se trasladó para que los monjes lo pudieran estudiar. El Ayuntamiento de Sepúlveda solicitará la devolución del documento a la villa para su posible exposición en el nuevo Museo. Lo mismo sucede con el segundo Fuero extenso que en tiempos de Fernando IV se redactó recogiendo toda la legislación anterior, ratificada por este monarca en el año 1305. El original se halla en dependencias del Ayuntamiento por motivos de seguridad, pero según señala la alcaldesa de la villa, Concepción Monte, se estudiará depositarlo en la cripta del museo en lugar de la edición facsímil que se exhibe en la actualidad.
El visitante descubre este facsímil en una de las zonas más sorprendentes del templo, y que no es frecuente encontrar en el románico una cripta con puerta lobulada y también, como la propia iglesia, con tres naves con ábsides.

La sobriedad del románico, unida al patrimonio sacro y recorrido por la hostia es lo que más gusta al público, señala la reciente alcaldesa, que destaca el carácter cultural de otro templo románico de la villa. Es la segunda vieja iglesia de Sepúlveda restaurada tras su ruina para uso público cultural. La antigua iglesia de Santiago lleva siendo más de un decenio el centro de interpretación del cercano parque natural de las Hoces del Río Duratón y recibe más de 60.000 visitantes cada año.

CAPÍTULOS TEMÁTICOS.

Siete capítulos dividen el recorrido temático de la iglesia, situada muy cerca de la Puerta del Azogue o Ecce Homo. La Historia de Sepúlveda, Patronazgo y Mecenazgo, Los fueros en la Edad Media, Los hombres del Fuero: caballeros, clero y Publio llan, la Comunidad de Villa y Tierra, Los Fueros y la Iglesia de los santos Justo y Pastor. En cada capítulo las explicaciones se acompañan de llamativos y valiosos objetos de arte fechados entre los siglos XII y XVIII. Son las tallas en madera policromada (San Gil del siglo XIII, de autor anónimo), los capiteles de piedra, las pinturas sobre tabla, orfebrería, ropajes eclesiásticos o alhajas las que explican la riqueza y sus pobladores. De la propia iglesia, el museo muestra rescatado el retablo mayor, dela primera mitad del siglo XVIII, muy similar al de la iglesia de la patrona, la Virgen de la Peña, en la órbita estética de Churriguera. El museo, integrado en los trece centros de arte de la red de Castilla y León, cierra los lunes.

Fuente de la Noticia, El Mundo, 22/08/2007

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en NOTICIAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s